• Alejandra Mora

La economía de las desigualdades Thomas Piketty

Actualizado: 4 mar 2019



La desigualdad en el trabajo es igual a imposición sobre altos salarios y transferencias fiscales para los bajos salarios, políticas de educación y formación, salario mínimo, lucha contra la discriminación por parte de los empleadores, escalas salariales, papel desempeñado por los sindicatos.


La desigualdad de los salarios tiene variantes, puede haber desigualdad en salarios por productividades individuales, género, educación, capital humano, esta última explicada en un ejemplo muy sencillo, las empresas normalmente pagan un mayor sueldo a aquellos empleados que realicen actividades que incrementen sus rentas en mayor proporción, este podría ser un ingeniero en sistemas, que ayudara a que la empresa cobre todo su dinero a través de un sistema monetario digital, en comparativa con un oficinista que solo revisa expedientes, el empleado que mayor dinero generó fue el primero, aquí comienza la desigualdad salarial en el capital humano, la productividad, eficiencia de cada uno, es distinta.


En el largo plazo es indiscutible que el crecimiento de la productividad del trabajo permitió aumentar el poder adquisitivo de los asalariados, la imperfección del mercado de crédito que priva a salariados, así como el cierre de fronteras que impide a las personas del Norte y Sur de los países tener condiciones similares lo cual agrava la desigualdad en condiciones, lo que se transforma en un cáncer de salarios desiguales.


Lo importante de esto es poder responder a la pregunta ¿cuál seria una idea para redistribuir los salarios, a pesar de que la desigualdad es un hecho latente? Admitiendo que las empresas tienen un punto a su favor en lo que plantean para sus desigualdades salariales, se podrían niveles máximos bajos y mínimos bajos en relación con los salarios del mercado, así los salarios comenzarían a establecerse por su nivel de mercado pero gravando los salarios elevados para financiar una transferencia fiscal destinada a los salarios bajos o bien para rebajar sus impuestos. Este ejemplo permitiría a los asalariados con los mínimos bajos, aumentar sus salarios en proporción que la distribución directa sin aumentar el precio del trabajo poco calificado para las empresas, en consecuencia no disminuye el valor ni volumen de empleados poco calificados. La superioridad de la redistribución entre distintos niveles de calificación, por ejemplo un sistema de asignaciones familiares financiados por un gravamen para todos los asalariados, quitando esta proporciona quienes lo recibirán, si obtendrían una ayuda extra a su sueldo base establecido pero no un máximo pues el gravamen no lo recibirían, permitiría redistribuir los salarios en dirección de los asalariados que tienen tienen niños a cargo sin aumentar su precio para las empresas, entraríamos en un ceteris paribus, este sistema es lo contrario de una redistribución directa que exige a los empleadores pagar un salario mas elevado que a los otros asalariados

La redistribución fiscal preserva la función asignativa del sistema de precios al mismo tiempo que redistribuye los ingresos obtenidos por diferentes asalariados.


 

Referencias Bibliograficas

(2015) Piketty, Thomas, La economía de las desigualdades: cómo implementar una redistribución justa y eficaz d ela riqueza, Siglo XXl










38 visualizaciones