• incognitives

Expedición 364, Crater de Chicxulub K-PG

Actualizado: 4 mar 2019

En abril de 2016 se hará la primera expedición internacional subacuática del Cráter de Chicxulub. Yucatán. Especialistas de la UNAM y de tres universidades internacionales investigarán las entrañas del cráter, perforarán hasta 1500 m a 25 km de la costa de Yucatán, buscando vestigios del origen de la vida y nuevos indicios sobre la extinción de los dinosaurios.



La teoría dice que hace 65 millones de años un meteoro cayó en lo que hoy se conoce como puerto de Chicxulub creando un fuerte choque que movió la corteza terrestre, lo que provocó el levantamiento del material y la generación de nubes de gas, así como un cráter de 300 km y la extinción de los dinosaurios.

“El cráter es una de las estructuras únicas que tenemos en el registro geológico en la Tierra, representa el cráter de impacto de mayor tamaño mejor preservado y es el único laboratorio para entender uno de los procesos que controlan la evolución de la superficie planetarias en el Sistema Solar” Jaime Urrutia Fucugauchi, Presidente de la Academia Mexicana de Ciencia. 



Se han invertido 10 años de investigación, por parte de la UNAM, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del Panel Internacional Programa Integrado de Perforación Oceánica (IODP, por sus siglas en inglés) y es ahora cuando se tiene el presupuesto y el lugar exacto para perforar sin dañar el ecosistema. La investigación tendrá un costo superior a los 10 millones de dólares y  trabajarán durante cincuenta días en un barco con plataformas para realizar perforaciones del subsuelo marino. Los científicos tardarán un año en analizar las rocas recuperadas y después publicarán sus resultados.



El objetivo es extraer muestras de rocas de la estructura anular de la capa eyecta del cráter y entender lo que pasó hace 65 millones de años que extinguió a los dinosaurios y cómo la vida se recuperó después de este evento de extinción masiva.

 Chicxchulub significa “Pulga del Diablo” en lengua maya. Estudios espaciales de la NASA ubicaron los bordes del sur del cráter como una cordillera subterránea que coincide con el anillo de cenotes o reservas acuíferas en el subsuelo de Yucatán.  El borde noreste encuentra ubicado dentro del mar, cerca del Parque Marino Nacional Arrecife Alacranes.

Colaborador Galería Noox: Luisa García





54 visualizaciones