• Carolina M. Saucedo

La democracia global tiene otro mal año




Pero las protestas populares muestran el potencial de renovación democrática


La democracia está en retirada, según la última edición del Índice de Democracia, The Economist Intelligence Unit (EIU). Esta encuesta anual, que clasifica el estado de la democracia en 167 países basándose en cinco medidas -el proceso electoral y el pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política democrática y las libertades civiles- revela que la democracia se ha erosionado en todo el mundo en el último año. La puntuación global de 5.44 sobre diez es la más baja registrada desde que se inició el índice en 2006. Sólo 22 países, en los que viven 430 millones de personas, fueron considerados "democracias plenas" por la dependencia. Más de un tercio de la población mundial, mientras tanto, sigue viviendo bajo un régimen autoritario.


El mayor descenso de las libertades democráticas se produjo en China. Allí la discriminación contra las minorías en la región occidental de Xinjiang y otras infracciones de las libertades civiles, como la vigilancia digital, contribuyeron a la disminución de la puntuación del país, que pasó de 3.32% a 2.26%. La India, la mayor democracia del mundo, también cayó en la clasificación de la EIU después de que el gobierno nacionalista hindú despojara a la región de Jammu y Cachemira, de mayoría musulmana, de su condición de estado en agosto.

La decisión del estado indio de Assam de excluir a casi dos millones de residentes, en su mayoría musulmanes, del recuento de ciudadanos nativos, eliminando así su ciudadanía, también contribuyó a la caída. La aprobación por el Parlamento en diciembre de la discriminatoria Ley de Ciudadanía (Enmienda) sugiere que el descenso de la India continuará en el índice de 2020.



Incluso las democracias de pleno derecho no fueron inmunes al retroceso. Después de que se descubrieran presuntos vínculos entre altas figuras del gobierno de Malta y el asesinato de Daphne Caruana Galizia, activista anticorrupción y periodista, Joseph Muscat, el primer ministro, anunció su dimisión. La crisis política fue suficiente para degradar a la pequeña Malta a la categoría de "democracia defectuosa" de la EIU por primera vez desde que comenzó el índice. En el África subsahariana, donde la mitad de los 44 gobiernos incluidos en el índice están clasificados como autoritarios, 23 países vieron disminuir sus puntuaciones en materia de democracia, mientras que sólo 11 mejoraron. El deterioro de la región puede atribuirse en parte a las elecciones no democráticas, como la encuesta presidencial de Senegal en febrero, en la que se prohibió la candidatura de los rivales de Macky Sall, el titular.



Sin embargo, se pueden detectar algunos aspectos positivos entre las nubes. El "Gran Debate Nacional" de Francia, una serie de asambleas públicas convocadas por el Presidente Emmanuel Macron en respuesta a las protestas de los gilets jaunes (chaquetas amarillas), recibió casi 2 millones de contribuciones en línea de los ciudadanos. El esfuerzo ayudó al país a recuperar su condición de "democracia plena". (Una caída de 0,12 puntos había hecho que entrara en la categoría de "defectuoso" en 2015). Cuando estallaron las protestas pacíficas en Chile, por los altos niveles de desigualdad del país, el gobierno respondió prometiendo aumentar el salario mínimo, aumentar los impuestos a los ricos y celebrar un referéndum en 2020 sobre una nueva constitución. Pero las reformas tuvieron un costo. Las manifestaciones provocaron más de 20 muertes y miles de heridos.


 

https://www.economist.com/graphic-detail/2020/01/22/global-democracy-has-another-bad-year?sfns=mo



16 visualizaciones