Un Marx para el siglo XXI . Sergio Vallejos Ortiz

Actualizado: 4 mar 2019

De los muchos artículos y escritos que he leído y que han salido a propósito de los 200 años del nacimiento de Karl Marx, me parece que es un error identificar su lucha, como la de un idealista que tiene mucho que decir sobre el problema de la concentración de riqueza actual o incluso aval de una política de redistribución del ingreso Marx pretendía más bien ser un científico social, que observaba y usaba con mucho acierto los datos con los que contaba. También tenia una visión de largo plazo y una clara proyección a futuro.


El problema del capitalismo no era la desigualdad sino la explotación burguesa que usaba al

estado nacional para asegurar una plusvalía extraordinaria contra la clase trabajadora, que él

pensaba eran los únicos creadores de riqueza.


Como la mayoría de los economistas de todas las épocas, le asignaba a la productividad del trabajo un peso fundamental para explicar el desempeño de una sociedad pero también para explicar las revoluciones. Las situaciones sociales post revolución deben ser estados de productividad superior cosa que la mayoría de los activistas sociales que lo citan pasan por alto.


Quizá por esa razón, el nombre de su principal obra se llama el Capital y no el Socialista. Admiraba del primero ya que por primera vez en la historia de la humanidad había permitido que en ciertos países existiera crecimiento económico, cosa prácticamente inexistente en todos los estadios anteriores y con ellos la posibilidad de liberar a la sociedad de su situación de pobreza inicial presente en todas la sociedades.


Si hacemos un símil entre ingreso por persona y productividad en la siguiente tabla tomada de Estadísticas del Minenio de la OECD vemos que son justamente los países el inicio de la lista los que levemente empiezan a crecer continuamente a partir del inicio la Revolución Industrial. Cuando Marx muere algunos países de América Latina y Europa Oriental se suman a este proceso.


¿ Que pasa con esto a proceso a partir de su muerte?


El proceso continúa después de su muerte, pero la Revolución Rusa y otras más que los reivindican, no lo destapan.


Todo el mundo crece como nunca. Los casos de China y la India son espectaculares Africa, la región más rezagada lo hace hasta la primera década del S XXI.


Es curioso y quizá contradictorio que esta explosión llegan con el fin de la segunda Guerra Mundial cuando se desborda el comercio internacional que aumenta como nunca en la historia. Crece en volumen 600 veces entre 1950 y el año 2000.


Contra lo que muchos seguidores marxistas piensan hoy, el comercio y en general las políticas de apertura que lo promueven fueron conceptos apoyados por Marx claramente. Solo leer el discurso sobre el libre cambio en Bruselas, publicado de 1848 que reproduzco.


“Pero, en general, el sistema proteccionista es en nuestros días conservador, mientras que el

sistema del libre cambio es destructor. Corroe las viejas nacionalidades y lleva al extremo el antagonismo entre la burguesía y el proletariado. En una palabra, el sistema de la libertad de comercio acelera la revolución social. Y sólo en este sentido revolucionario, yo voto, señores, a favor del libre cambio. (editado en Alemania por Joseph Weydemeyer) amigo de Marx y Engels. En 1885, por deseo de Engels, este trabajo fue incorporado como apéndice a la primera edición alemana de la Miseria de la Filosofía.


¿ Cual es entonces hoy la clase social emergente que promueve este proceso actualmente?


Me parece que no tienen nada que ver con el socialismo o dictadura del proletariado que me parece es la parte más débil de la teoría marxista, sino justamente el sistema de mercado global que es completamente distinto al capitalismo monopólico del inicios de siglo XX que en realidad fué muy parecido al socialismo, nacionalista y militarizado que dominó la escena mundial hasta 1945.


Son entonces las clases medias globales, trabajadoras e inversionistas, pero sobre todo cosmopolita y consumista que han crecido como nunca y son ya la mayoría de la humanidad, quienes tendrán que hacer esta tarea hasta llegar al nuevo Fin de la Historia, que en palabras de Marx es la sociedad comunista sin estado donde loe niveles de productividad serán tan altos que la discusión actual la distribución de la propiedad y distribución de la riqueza serán temas menores.


Es un proceso que está en marcha que tiene hoy como obstáculos temporales y claramente inconsistente y menor el populismo nacionalista que en estos años ha resurgido y me parece es claro no tiene ningún futuro.


Anexo 1






622 visualizaciones