Urbanismo y tecnología: cómo combinar la mentalidad de los resultados inmediatos con la planeación

Actualizado: 4 mar 2019

Recientemente se ha hablado del nuevo proyecto de Alphabet, una de las empresas de Google, en Toronto. A través de la empresa Sidewalk Labs, se planea diseñar un espacio urbano en el cual la tecnología será la herramienta principal. Y el hecho de que el proyecto esté a cargo de una de las principales empresas de tecnología ha dado mucho de qué hablar.



Todo surgió a partir de que en marzo de 2017, los directivos de la zona Waterfront Toronto, lanzaran una convocatoria para recibir propuestas. El objetivo fue identificar un socio que pudiese presentar una propuesta de innovación y un esquema de financiación para esta zona antiguamente industrial de la ciudad de Toronto. Después de un proceso de selección, Sidewalk Labs fue la elegida. Pero antes de presentar los planes, la empresa ha decidido realzar una amplia consulta pública que durará todo el año de manera que las partes interesadas, especialmente la comunidad, puedan participar en el diseño y el plan maestro. Una vez que se llegue a un propuesta, todavía habrá un largo camino que recorrer para que las autoridades puedan dar un último sello de aprobación.


Entre los retos que se han planteado resolver con ayuda de la tecnología están las principales preocupaciones de los urbanistas en toda grande ciudad. Por un lado, el proyecto pretende ofrecer lo mejor en diseño urbano con lo último en tecnología digital para abordar algunos de los mayores desafíos que enfrentan las ciudades, como el uso de energía, la asequibilidad de la vivienda y el transporte.


Consideran importante incluir edificios adaptables y nuevos métodos de construcción para hacer que la vivienda y el espacio comercial sean menos onerosos. Otro principio importante es diseñar un lugar en donde las calles estén centradas en las personas y exista una variedad de opciones de transporte en precios accesibles para reemplazar naturalmente al automóvil como medio de transporte favorecido. Los esfuerzos de innovación se concentrarán también en torno a la energía, los desechos y otros desafíos ambientales.


¿Cómo debería ser entonces la ciudad del futuro?


La respuesta es: centrada en la gente. Un nuevo espacio urbano debe ser más económico para vivir, más limpio, más seguro, más fácil de encontrar. De lo contrario, ¿para qué construirlo? La solución a los problemas urbanos más comunes, según la fuerza detrás de este proyecto, debe incluir el factor económico y centrarse en la gente, pues el no hacerlo traerá las consecuencias de alzas descomunales en precios y terminarán por sacar a la gente de los espacios, como está sucediendo en Nueva York o Londres.


Una de las formas en las que el proyecto se enfocan en el factor económico es a través de edificios modulares de fabricación avanzada para ahorrar tiempo y dinero durante la construcción. Planean privilegiar una tipología de construcción flexible, tipo Loft, con una carcaza fuerte y un interior minimalista que hace que sea fácil y rápido intercambiar los usos del edificio.



Si bien el proyecto está en su fase inicial, las premisas que lo sustentan son alentadoras. Y es aquí en donde la tecnología tendrá el papel más importante: cómo disminuir costos, incrementar eficiencia y combinarse con el urbanismo de una forma exitosa. Habrá que observar








16 visualizaciones